jueves, 8 de marzo de 2012

A contestar preguntas

Como me aburría y hacía mucho que no escribía por aquí, voy a contestar otro test que he copiado del blog de Jenn. Podéis copiarlo en vuestros blogs o dejar algún comentario, que no cobro.
 
Nombre: Javier
De dónde eres: Valladolid, el mundo
Acontecimiento histórico: Estoy entre la proclamación de la II República y el último ascenso del Pucela en 2007
Actor: Ángel Di María
Actriz: En su día Paz Vega, hasta que empezó a salir desnuda en casi todas sus películas. Debe de ser eso de que nos gusta más que nos sugieran antes de que nos enseñen.
¿Adidas, Nike, Reebook?: No me van nada las marcas
¿Estás enamorado?: La verdad es que no lo sé
¿Alguna vez has nadado desnuda?: Alguna vez he ondeado el bañador cuando estaba bañándome en la playa para hacer el tonto, pero en un sitio lo suficientemente profundo y sin nadie cerca
Andar, volar o navegar: Andar en bici, aunque hace tiempo que no la cojo
Bebida alcohólica: Cerveza, sidra, gin-tonic, ron, un buen vino... no sabría con qué quedarme
Bebida no alcohólica: Cola cao
Canción: La primera que me ha venido a la cabeza: Ghost love score, de Nightwish
Cantante o grupo: Españoles Avalanch, que además tienen una canción que da título a este blog. Y extranjeros Iron Maiden, aunque sólo sea por sus increíbles conciertos
Chocolate o vainilla: Chocolate
Color: Morado
Comida: La lasaña de mi madre, cocido, huevos rotos...
Condimento para ensalada: No soy muy de ensaladas, pero pongamos el tomate.
Cuadro: El Grito, de Munch
Coche favorito: Volkswagen Golf
Define tu vivienda: Una casa grandecita y con jardín pero en el culo del mundo.
Deporte para mirar: Fútbol
Deporte para practicar: Fútbol, y también me gustaba el tenis de mesa y el padel, aunque hace años que no los practico
¿Duermes con peluches?: ¿La almohada cuenta como peluche?
Animal que odias: Insectos y arácnidos en general deberían extinguirse
El vaso, ¿medio lleno, o medio vacío?: Depende de qué esté lleno
La última locura: Meterme en cierta web
Un animal: el perro, el gato, la tortuga...
Nombre femenino favorito: No tengo pensado ninguno, pero uno que no sea ni muy raro, ni demasiado común, ni demasiado largo.
Nombre masculino favorito: Lo mismo que en nombre femenino
Olor que te gusta: A panadería
Un lugar que te guste: El Penicilino, la plaza de Anaya en Salamanca y mi habitación
Un sabor: Chocolate, ketchup Heinz (tiene que ser de esa marca)
Una ciudad que te guste: Salamanca
Una frase: Cuando llega el postre nunca se tiene hambre (cosas de mi familia)
Almohada de algodón o plumas: De látex
Una virtud: Intento siempre ser buena persona, no se si lo consigo.
Flor: de plástico xD
Fruta: plátano
¿Has ligado por Internet?: Alguna vez
Helado: Chocolate, yogurt con frutas del bosque...
Lápiz, pluma o bolígrafo: Pilot
Lo que admiras de los demás: La capacidad para tomar decisiones
Lugar de nacimiento: Valladolid
¿Tienes mascota?: Si, Yuma
Materia del cole más odiada: Lengua.
Materia del cole preferida: Plástica.
Mejor lugar para relajarse: Tumbado en una playa.
Mejor sentimiento de la persona: Respeto
Momento más humillante: "tengo novio", "ya te llamaremos"
Montañas rusas, ¿te gustan o te disgustan?: Me asustan hasta que me monto, y luego termino repitiendo
Palabras favoritas: depende del momento
Perfume preferido: A mí me huelen todos igual
Personaje de ficción: Brian
Personaje histórico muerto: Picasso
Personaje histórico vivo: José Luis Mendilibar
Pintor: Kiefer, Auerbach, Baselitz, Kosoff, Kandinsky, Munch, Kirchner...
Planeta: Agostini
Poeta: No soy muy de poesía
Programa de televisión: Padre de familia
Programa de radio: La rosa de los vientos, Gomaespuma
Qué buscas en el sexo opuesto: Complicidad
Qué es lo primero que piensas al despertar: con lo bien que se está en la cama...
Qué hay debajo de tu cama: polvo y pelusas del tamaño de las bolas de paja que van rodando por el Oeste
Qué hay en las paredes de tu habitación: Un poster de Tarja Turunen, un retrato mío de cuando era pequeño, un poster del Metalmania Festival 2003 y otro de Avalanch. Tenía más posters pero los quitó mi madre con la idea de pintar la habitación y se quedó en eso, una idea.
Qué piensas de la mesa de la ouija: Me da cierto respeto, no me gusta jugar con esas cosas
Lugar de residencia actual: Valladolid
Revista: Últimamente no compro revistas, pero antes leía El Jueves
Si pudieras ser una herramienta de jardín, ¿cuál serías?: Una hazada (por ejemplo)
Si pudieras tener cualquier trabajo, ¿cuál sería?: Pintor
¿De qué color tienes el pelo?: Rubio
¿Qué persona te gustaría ser?: Yo mismo pero menos tímido
Sobrenombres: Jaitower, Malo...
Diestro o zurdo: Diestro, aunque una vez me dijeron que nací zurdo y por alguna razón me hice diestro
¿Te ríes de la gente?: Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Algunas veces
¿Te dan miedo las tormentas?: Hubo una temporada que sí, de pequeño, cuando estábamos en la casa del pueblo y cayó un rayo en un árbol a escasos metros.
Tu hobbie: Escuchar música, internet, pintar cuando puedo
Tu horóscopo: Escorpio o libra, según pongamos el límite en el 23 o el 24 de octubre
Tu juego de mesa favorito: Jungle Speed, por supuesto
Tu número de la suerte: no tengo

martes, 3 de enero de 2012

Feliz 2012


Hacía ya varios meses que no escribía nada por aquí, y ahora que ha terminado un año y hemos empezado otro nuevo, creo que es un buen momento para hacer balance y reflexionar un poco.

De momento, sigo sin saber qué voy a hacer con mi vida en el futuro. Paradójicamente, aunque no me falta trabajo, sigo siendo uno de los 5 millones de parados de este país, y veo complicado encontrar algo próximamente. Hace un mes me cogieron para trabajar de encuestador, pero no duré ni un día. Lo siento, pero a mí no me gusta hacer lo que no me gusta que me hagan, y a mí no me gusta que me asalten en mi propia casa a la hora de comer o a la de la siesta para que me tengan media hora rellenando un formulario. Bueno, eso y que no se me dan bien los trabajos de comercial y similares. Tras no conseguir hacer ni una sola encuesta la primera jornada, desistí.

Después de ver todos los días las ofertas de trabajo y ver que siempre hay alguna oferta de camarero, la semana pasada me dio la venada y me apunté a un curso de camarero de restaurante de 6 meses que empezaba en enero, pero le he estado dando vueltas, y sinceramente, no es un trabajo que me haga especial ilusión, y sobre todo, que aunque haya muchas ofertas, también hay mucha demanda. Este verano fui a una entrevista para trabajar en un bar y había unas 50 personas para una sola plaza, algunas con muchos años de experiencia, y supongo que eso lo tendrán bastante más en cuenta que un cursillo de 6 meses. Conclusión, que esta mañana he llamado y he cancelado mi inscripción en el curso. Creo que voy a buscar un curso de diseño web, que es algo que me motiva bastante más. Si alguien sabe de algún curso interesante que me avise, please. Eso si, que no sea el típico cursito de Dreamweaver de 30 horas, que ahí se aprende sólo lo básico y eso ya lo sé.

Por otro lado, tras el verano ocioso que me pegué, las circunstancias han querido que desde septiembre esté de nuevo a jornada completa en la tienda., estoy deseando largarme pero de momento es lo que hay. Me había pasado todo el verano pintando, y de nuevo llevo meses con los pobres pinceles abandonados. Tengo en mente un proyecto multidisciplinar (qué cool suena eso) con Glauka y Alástor y me gustaría ponerme con ello. A ver si saco un rato y le damos forma.

Cambiando de tema, ¿Os he dicho alguna vez que echo de menos Salamanca? No os voy a volver a dar la brasa con las cosas y la gente que echo de menos de allí, pero en las últimas visitas que he hecho me lo he pasado genial, y tengo muchas ganas de volver. Tampoco estaría mal hacer algún viaje con amigos a algún otro sitio. Estamos planeando alguna cosilla, a ver si sale adelante.

Entre las cosas positivas, puedo decir que he hecho nuevos amigos y que creo que conservo los que tenía, que siempre es importante.

Y para terminar bien el año, qué mejor forma que habiéndome cargado los barrotes de la jaula y habiéndome sentado en una silla justo cuando para la música, ¿no?

lunes, 12 de septiembre de 2011

Enjaulado


Media vida encerrado en una jaula. Unos cazadores me rescataron tras muchos años atrapado en una cueva en lo más profundo de la selva, pero ante la duda de si era un animal salvaje o podía ser domésticado, me encerraron en una jaula de la que ahora quiero salir.

Soy un animal en peligro de extinción. No sirvo para proteger la casa ni como animal de carga, a pesar de mi apariencia robusta no tengo demasiada fuerza y soy bastante miedoso. Tampoco soy agresivo, aunque de cachorro tuve alguna trifulca con quienes me hicieron entrar en la cueva, pero ahora sería incapaz de matar una mosca.

Muy poca gente se ha planteado llevarme a su casa, ya que no soy perro ni gato, y la gente suele ser reacia a adoptar animales exóticos. Sólo una persona se atrevió a sacarme de la jaula y a llevarme con ella, demostré que no soy peligroso y que soy dócil, quizás demasiado, pero una enfermedad suya y un ataque de ceguera y sordera que sufrí yo durante ese tiempo provocó que no me pudiera mantener y tuviera que volver a ser enjaulado. Vino a visitarme durante algún tiempo en el que yo miraba con cara de pena para que volviera a llevarme a su casa, pero terminé por esconderme debajo de la manta en las siguientes visitas, ya con la vista y el oído recuperados, y por no dejarme sacar de la jaula cuando por fin se decidió a volver a llevarme, tras lo cual, pasado algún tiempo, desistió y terminó por comprarse un perro.

Poco después, hubo un par de visitantes que se atrevieron a meter la mano entre los barrotes y a acariciarme, pero no pasaron de eso. Desde entonces, veo diariamente desde mi jaula como otros animales son paseados diariamente por sus dueños. Últimamente, he podido ver como había gente que se acercaba a la jaula mostrando curiosidad por mí, pero un temor, quizás infundado, a que los barrotes estén electrificados me impide acercarme. Otras veces he tratado de demostrar a algunos visitante curiosos que me hacían carantoñas que sé coger comida al vuelo, devolver un palo si me lo tiran o sentarme y dar la patita, pero o no les seducía la idea de llevarse a casa un bicho raro como yo, o ya tenían mascota.

Recientemente, han colocado a mi lado otras jaulas con gatos a los que la gente viene a visitar y con los que me comunico y mutuamente nos compadecemos. Algunos ya han pasado por varios hogares y seguramente no tardarán en ser adoptados de nuevo esperando no terminar en una gasolinera, pero no pierdo la esperanza de ser el próximo en salir. Los años que pasé en la cueva me marcaron mucho, pero quiero demostrarme que no tengo nada que envidiar a los animales domésticos tradicionales.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Verano de locura y desenfreno

Ya va tocando a su fin este verano "ni-ni" que me he pegado. Llevo un mes con un ritmo de vida que hacía años que no tenía, aunque tras dos años de muchísimo trabajo y jornadas maratonianas casi sin vacaciones, la verdad es que lo necesitaba. He salido de cañas casi todos los días, he trasnochado, casi he olvidado lo que es desayunar, les he pagado el sueldo de varios meses a los camareros del Peni y a los de la baguetería Cantarranas a base de pizzas de setas, de cuatro quesos y de queso de cabra con tomate (esta última ha sido todo un descubrimiento). Me temo que tendré que moderarme porque no quiero recuperar los 18 kilos que perdí hace dos años (y ya he recuperado unos cuantos), y sobre todo, porque el dinero que me queda tras los siete meses en Boecillo va reduciéndose a pasos agigantados entre esto y otros gastos como gasolina, el carnet del Pucela, mi primera multa por exceso de velocidad, tubos de pintura... y esta semana, las casetas regionales y las de la feria de día, que también han contribuido a que me metiera unas cuantas buenas dosis de calorías para el cuerpo.

Por lo demás, ha sido un mes muy intenso;  he hecho un par de viajes a Salamanca (del último acabo de llegar ahora) en los que he vuelto a ver a amigos que hacía tiempo que no veía, he ido a un par de concursos de pintura rápida, he jugado partidas interminables de jungle speed, he hecho nuevos amigos, me he ilusionado, me he desilusionado, he pasado alguna noche super intensa sobre todo emocionalmente, he hecho algo que no creí que sería capaz de hacer, me han duchado en calimocho, me he quedado en calzoncillos en medio de la plaza de Portugalete, he clausurado mi primera exposición, me he echado siestas de 3 y 4 horas...

Con el final del verano toca sentar un poco la cabeza. Necesito encontrar un trabajo ya como sea. De teleoperador o comercial no porque no valgo para engañar a la gente, pero salvo eso, acepto casi cualquier cosa. También ando mirando cursos. Quiero hacer algo útil con mi vida ya, porque mis padres me van a tener disponible siempre que me necesiten, pero no quiero estar siempre trabajando con ellos. También tengo ganas de volver a ver a mis chicos, y ahora que me acuerdo, tengo que hacer un decorado para una obra de teatro que van a hacer en noviembre y aún no he empezado, a ver si me pongo con ello. Ya hice otro decorado el año pasado y para ser el primero creo que no quedó mal. Prometo avisaros para el estreno.

¡Buenas noches!



Decorado que hice para la obra de teatro del año pasado

miércoles, 17 de agosto de 2011

Aburrimiento nocturno


Empiezo a escribir esto sin ninguna idea en concreto, símplemente son las 2 de la madrugada, y entre que me he levantado tarde y el calor que hace, no tengo nada de sueño. Me acabo de poner un disco de Rainbow en el Spotify y procedo a escribir lo que se me vaya ocurriendo.

Desde la última entrada que escribí, puedo contar que estuve una semana solo en casa, y aunque no os lo creais, no aproveché para montar ninguna fiesta ni para hacer ningún otro tipo de actividades. Lo de la fiesta no surgió, y lo otro... en fin... Eso si, salí casi todos los días, unos en plan tranqui al Peni y otros hasta las 5 de la mañana, conocí en persona a Alástor, cuyo blog sigo desde hace tiempo, y me pareció un tío muy majete, lástima que dentro de poco vuelva a su aldea de acogida. También hice una visita a una amiga palentina a esa gran área de servicio que hay a 50 km, camino de Santander (J.J. Vaquero dixit); jugué al Jungle Speed a oscuras en un bar con la luz de un móvil a las 5 de la mañana... en definitiva, cosas de lo más normales. Necesitaba una semana así, aunque entre salir de fiesta, dormir, comer en casa de mis abuelos (¿por qué TODAS las abuelas cocinan para el triple de gente de la que va a comer? y yo encima voy y me lo como todo), pasaban los días y no había cogido un pincel, cuando me había propuesto aprovechar estos días para pintar. Así que el sábado pasado, me cogí el coche y me fui a un concurso de pintura rápida a Quintanilla de Arriba, que hacía dos años que no iba a ninguno, y madre mía, ahora con la crisis hay una competencia increíble, viene gente de media España a intentar rascar un premio, algunos son auténticos profesionales. Yo que llegaba con toda la ilusión dispuesto a hacer lo que se hacer, con mi estilo particular, alejado del hiperrealismo que hacen casi todos... pero la verdad es que no tuve mi día, y aunque lo hubiera tenido, habría estado muy difícil, el nivel que había era impresionante. Estoy acostumbrado a pintar en casa a partir de fotos y no me acordaba de que pintar del natural es mucho más complicado. Voy a tener que hacer como algunos de los otros participantes del concurso, que se llevaban la cámara y una impresora en el coche. No se si algún día llegaré a ese nivel de profesionalización... La cuestión es que como de costumbre, no me llevé ningún premio, pero ya tengo otros concursos en la agenda para volver a intentarlo.

El domingo volvieron mis padres, y el lunes se suponía que terminaban las vacaciones, pero dado que ahora no hay mucho trabajo, mis padres me han concedido algunos días más de asueto (hay que reconocer que lo de Vigo no se pueden considerar del todo vacaciones, porque aunque me lo pasé bien, fue bastante estresante). Así que he aprovechado para levantarme tarde, pintar algún cuadro más, y hoy he aprovechado la tarde para hacer una visita al Patio Herreriano, que hacía varios años que no iba, y siempre viene bien para coger ideas. Después tenía la idea de ir por ahí a hacer fotos para pintar cuadros a partir de ellas, para lo cual me llevé la cámara reflex de mi madre, pero al salir del museo, me quedé con cara de tonto al ver que me la había dejado encendida y se había quedado sin batería, así que me pasé por las terrazas del Peni, el Cafetín y la zona de La Antigua a ver si me encontraba a alguien conocido, que suele ser muy habitual, pero en esta ocasión no tuve suerte, así que me fui para casa a ver el partido entre los dos representantes de este fútbol bipolar que tanto odio. A ver si empieza la liga cuanto antes y me centro en la segunda división, que hoy por hoy es lo que me interesa.

Por lo demás, me ha hecho ilusión la noticia de que tengo ofertas por algunos de los cuadros expuestos en Salamanca, aunque sólo los voy a vender si me ofrecen una cantida aceptable. Por suerte no necesito dinero urgentemente, y no estoy dispuesto a malvender ningún cuadro, son demasiado valiosos para mí. Pero a ver si al final voy a poder vivir de esto y todo... bueno, tanto como eso creo que no, pero estas cosas me animan a seguir pintando. Por cierto, ¿alguien sabe si en Valladolid hay algún sitio donde vendan óleo "Pizarro" o alguna otra marca barata? porque se me están terminando algunos colores, entre ellos el blanco, que es el más imprescindible de todos. Normalmente aprovecho para comprar cuando voy a Salamanca, pero mi próxima visita creo que será el próximo sábado por la tarde, y para entonces la tienda a la que voy estará cerrada.

No obstante, a Salamanca voy mucho, y quién sabe si un día volveré para quedarme... ¿Por qué no?

Este lo hice justo antes de irme a Vigo, y creo que es de los mejores que he hecho últimamente. Es una calle de Valladolid, ¿Seríais capaces de adivinar cuál?

martes, 9 de agosto de 2011

Fin de la aventura gallega y vacaciones

Ayer llegué a casa tras diez días en Vigo con los chicos. La experiencia ha sido positiva y me lo he pasado bien, pero no puedo negar que tantos días se me han hecho largos, que ha sido estresante y que he tenido momentos de bajón. Aunque también tengo que decir que ha sido el viaje en el que más he aprendido.

En esta ocasión, ya durante el viaje de ida tuvimos una conversación los tres cuidadores que íbamos en la que entre otras cosas, quedamos en que si algo no nos gustaba, decírnoslo, y así ha sido, y me he dado cuenta de que todavía me queda muchísimo por aprender y por conocer a muchos de los chicos.

Para empezar, tengo el problema de que por mi forma de ser, me cuesta muchísimo echar broncas, y a veces era demasiado permisivo con algún comportamiento inadecuado de alguno de los chicos. En concreto, había uno que me desesperaba. Era el más joven de todos los que viajaban y uno de los más jóvenes del centro. Me da pena porque tiene un nivel bastante alto pero unas habilidades sociales pésimas y demasiado ego. Apenas se relaciona con sus compañeros, quizá porque los considera inferiores, y como yo al principio no le paraba los pies, siempre intentaba ponerse a mi lado en las comidas o ir conmigo en las excursiones para ponerse a hablarme sobre la energía solar, sobre geología o sobre la resistencia de la piedra con respecto al ladrillo. El chico lee, investiga en internet, y es bastante culto para la discapacidad que tiene, y trata de demostrar que en algunas cosas puede saber más que las personas "normales", y como si no se le corta es capaz de dar la chapa durante horas, aburre hasta a las piedras. Aparte de esto, tuvo bastantes roces con algunos compañeros debido a su ego y a que siempre está a la defensiva. El chico es muy joven, lleva sólo un año en el centro y espero que vaya espabilando con el tiempo, capacidad creo que tiene. Por otro lado, había un hombrecillo con síndrome de Down super cariñoso, que se puso a llorar el último día cuando nos despedimos, y que además nos dio una sorprendente lección de dignidad en una discusión con el chico del que hablaba antes, de bastante más nivel que él. También me reía mucho con uno que está conmigo en el equipo de fútbol sala que iba casi siempre con camisetas del Real Madrid y no paraba de hacer bromas y hablar de fútbol, y en total, 16 chicos cada uno con "sus cosas".

Aparte de todo esto, he visto a unos amigos de Vigo que hacía años que no veía, he conocido las Islas Cíes, que son una pasada, me he puesto como un cangrejo y he degustado decenas de pinchos. Hay que importar a la meseta esa costumbre de servir siempre un pincho con la bebida aunque no lo pidas o un bollo/bizcocho con el café.

Ahora el plan es descansar esta semana que tengo vacaciones, ponerme a pintar a partir de mañana, ir algunos días a cebarme comer a casa de mis abuelos, beber moscatel con su correspondiente zapatilla en el Peni en buena compañía, y para los próximos fines de semana, tengo en la agenda varios concursos de pintura rápida, a ver si de una vez por todas rasco algún premio. Y por supuesto, que dentro de dos semanas empieza la liga y ahí volveremos a estar al pie del cañón.

Vista aérea de las Islas Cíes

miércoles, 27 de julio de 2011

De cómo pintar un cuadro puede cambiar por completo el estado de ánimo

Pues parece que al final la semana no está siendo tan dura como parecía. Tras pasar casi toda la mañana limpiando la tienda, he hablado con mis padres y aprovechando que no había mucho trabajo, me he quedado toda la tarde en casa pintando.

Van Gogh utilizaba la pintura como terapia para mantener a raya su locura. Yo no creo que llegue al extremo de cortarme una oreja, y menos de pegarme un tiro, pero últimamente necesitaba más que nunca desconectar del trabajo, y en general, de todas mis preocupaciones, que no son pocas, y últimamente pintando lo consigo.

Primero, abro en el ordenador la carpeta donde tengo las 68 fotos que hice el otro día, abro unas 4 o 5 veces cada una, al final, tras varias cribas, elijo una, la imprimo y me pongo manos a la obra. Síndrome del lienzo (en este caso tabla) en blanco (en este caso color madera, porque como empasto tanto, no me hace falta darle imprimación). El comienzo es la parte más difícil y pesada, pero según la cosa va tomando forma, el tiempo va pasando cada vez más deprisa mientras suenan un disco de Héroes del Silencio, otro de Gamma Ray, Beethoven R, y finalmente un rato la radio. En esto que llegan mis padres a casa, ven el cuadro sin terminar y me dicen que les está gustando, e incluso mi madre me dice que le gustaría ponerlo en la tienda. Presión añadida, porque a veces ocurre que por intentar hacer alguna cosa un poco innovadora, destrozas un cuadro cuando iba más o menos bien, por eso, aunque esta vez haya hecho una excepción, no me gusta enseñar los cuadros antes de tenerlos terminados. Y finalmente, llega la parte más divertida y a la vez más arriesgada, que es "hostiar" al cuadro para darle esa textura tan característica, me encanta... aunque mi padre no lo entienda y le gusten más los "preciosos" bodegones que hacíamos en primero de carrera cuando estábamos empezando a familiarizarnos con el óleo, e incluso me pregunte a veces que por qué no pinto "normal". Al final, estoy contento con el resultado, de todos los paisajes urbanos que he hecho, que tampoco son muchos, creo que este es el que mejor me ha quedado. Cuando esté seco pondré foto.

En definitiva, me he quedado a gusto, necesitaba volver a pintar y lo he hecho, sobre todo porque en los diez días que voy a estar en Vigo no voy a poder. Como siempre, he terminado mentalmente agotado, no os imagináis lo que cansa pintar. Hay que tomar un montón de decisiones sobre la marcha, ir improvisando, y a mí es algo que me relaja pero al mismo tiempo me satura. Supongo que es lo que hace que sea apasionante estar durante unas horas sumergido en un tablero de DM. Eso si, cuando el resultado final es bueno, es muy gratificante, al igual que es bastante frustrante cuando tras varias horas delante del caballete las cosas no salen como uno esperaba. Creo que estoy en un buen momento de inspiración, con ganas, y espero poder seguir pariendo nuevas criaturas después del viaje a Vigo.

...me encanta usarlas para "zurrar" al cuadro